Diario de un colibrí: “Un día a la vez, día #17 de 17″

Caracas, jueves 14 de Noviembre de 2013 (día #17)
Anoche llovió un poquito, el pronóstico del tiempo hasta ahora a acertado en un cien por ciento. Camino a la cocina hice una parada estratégica en el balcón, aunque no se por qué cuando iba en camino miré hacia el posadero. Ni rastros del peque, aunque puede estar posado cerca de mi y si no le veo la cola es un Amazilia tobaci mas. Después de desayunar regresé de nuevo al balcón, puse mis piernas sobre el banco y respiré profundo, buscando la calma que generaba el peque cuando estaba cerca. Observé que había muy poca actividad de colibríes y de aves en general, por lo que decidí aprovechar mejor mi tiempo. Por FB Tomás me pregunta por el peque, respondiéndole le dije que no lo había visto aún y le comento sobre la poca actividad de las aves. Curiosamente a quince kilómetros, en “Pegoncito” Parque de Colibríes con más de veinte comederos y doce especies de colibríes como visitantes fijos, sucedía lo mismo. ‘Hoy hay poca actividad, no se que pasa” me escribe Tomás, yo enseguida le respondo “Es parte de las Leyes de la Naturaleza”, leyes y ritmos bajo los cuales se rige el peque.

Hoy vino a visitarme un querido amigo y compañero de muchos retos Marco C., como almuerzo disfrutamos un rico pabellón que Alcira nos preparó. No paramos de hablar y mientras que todos disfrutaban como postre un mouse de marchita que trajo Marco, para mi me trajo una “bomba” que hacia tiempo no comía y que disfruté como niño. A todas estas mientras comía, oía ó hablaba siempre estaba pendiente del comedero que está en la ventana del comedor, el único dispensador que el peque no utilizó. En una de esas miradas, me parece ver al peque, los colibríes son muy rápidos, si el peque se pone de frente lo podré distinguir. Pasaron pocos minutos y el peque regresó a comer al mismo lugar, pero esta vez estabilizó su vuelo varios segundos y giró viéndonos de frente. “Es él, el peque” digo sonriendo, “cómo sabes que es él?” me dice Marco; “mírale la cola, tiene apenas tres plumitas, es el peque”.

Apenas me despedí de Marco me instalé a esperarlo, estaba decidido a tomarle una fotografía y culminar hoy la primera parte de la historia del peque. Como siempre me tuvo paciencia y me regaló unas buenas imágenes, lo seguiré esperando y les contaré eventualmente de sus avances, como siempre acompañaré los relatos con imágenes.

Link ☞  Mi historia    Link ☞  Mis fotos FB    Link ☞  Mis fotos Flickr

FlickrAlbum

DSC_3143SDV

Anuncios

2 pensamientos en “Diario de un colibrí: “Un día a la vez, día #17 de 17″

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s