En el post Cuentos de un navegao (2/7): Pinky comienzos, ciclos y señales promisorias escribí: “Casi a diario visitamos Playa Guacuco, en donde mediante una rampa, podía llegar cómodamente muy cerca de la orilla, y con una mínima ayuda, quedar instalado como un rey”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s